De oficio: ilustrador

  • Páginas: 304
  • Tamaño: 240 x 320 mm
  • ISBN: 978-1-912097-35-7

PVP: 46,00 €

Vicente Segrelles, ilustrador barcelonés conocido principalmente en el mundo del cómic por su serie pintada al óleo “El Mercenario”, relata en esta obra su recorrido vital y profesional, y sus avatares para conseguir su mayor deseo desde la niñez: ser ilustrador.

Esta autobiografía recorre su carrera de una forma muy personal y permite descubrir facetas de su trabajo para muchos desconocidas, como su paso por la fábrica de camiones Pegaso, sus trabajos para varias agencias de publicidad, sus cromos para Bruguera, sus libros didácticos sobre inventos, armas o aviones, sus colaboraciones para Interviú, sus ilustraciones para las cajas de los juguetes TENTE e Ibertrén, sus publicaciones de corte más infantil como “El Sheriff Pat” o “El Agua Mágica” o los cientos de portadas para editoriales europeas y estadounidenses de la más variada temática, desde terror y guerra a la fantasía y ciencia-ficción por la que fue más conocido. Obras de autores como Ray Bradbury, H. Rider Haggard, Poul Anderson, Roger Zelazny, Alistair McLean, Desmond Bagley, GF Unger, Andre Norton, Joel Rosenberg, Charles Delint, CH Guenter, Jason Oscuro, Terry Pratchett o muchos más cuentan con sus cubiertas.

Mención aparte merece su obra más conocida, la serie de cómic “El Mercenario”, de la que explica su creación y muchas curiosidades. Pintada al óleo con gran plasticidad y mucha fantasía, sus dragones voladores y sus batallas aéreas causaron conmoción cuando apareció publicada por primera vez en 1980. Traducida a catorce países y elogiada con entusiasmo por el cineasta Federico Fellini, sus catorce tomos han visto evolucionar durante 25 años al personaje desde la fantasía a la ciencia ficción, y de la técnica del óleo a la pintura por ordenador.

Por último, se dedica un espacio a las aficiones del autor y que incluyen pinturas de trampantojos, grandes marinas pintadas al óleo sobre lienzo, maquetas a gran escala de aviones, barcos y castillos en las que todo funciona y esculturas modeladas en barro.

Esta obra hará las delicias de cualquier apasionado del arte y la ilustración a la vez que servirá como testimonio de un oficio y un aprendizaje que, ojalá, pueda ayudar a todos aquellos aficionados a la ilustración y al dibujo que quieran dedicarse profesionalmente.