Lakota

Serpierri

  • Traducción: José E. Martinez
  • Páginas: 120
  • Tamaño: 212 x 292 mm
  • ISBN: 978-84-92444-68-7

PVP: 20,00 €

En Lakota, el dibujante italiano Paolo Eleuteri Serpieri nos narra —auxiliado por el guionista Raffaele Ambrosio— las vicisitudes de la nación siux durante los años inmediatamente previos a su final como pueblo libre. Es la historia de un expolio y un engaño; del aniquilamiento de un pueblo cuya forma de vida resultaba del todo incompatible —según los valores eurocéntricos de la época— con la civilización y el progreso, tal como los entendía el “wasichu” u hombre blanco.

Para ello, ambos autores echan mano a algunos de los episodios y personajes más significativos de la historia norteamericana del último tercio del siglo XIX, pero también centran su mirada en pequeñas anécdotas que nos hablan de unas culturas —las amerindias— que, por su menor desarrollo tecnológico y el reducido número de su población, fueron incapaces de hacer frente al rodillo militar, cultural y demográfico de los “rostros pálidos” durante el apasionante y controvertido proceso de expansión colonial que se ha venido en llamar la “conquista del Oeste”.

Así, gracias a las historias contenidas en este libro, el lector podrá saber cómo discurrió el último año de vida del gran líder de los siux oglalas Caballo Loco, o de qué modo se desarrolló la desastrosa Batalla de Little Bighorn, en la que perdieron la vida 268 hombres, de los aproximadamente 700 que integraban el famoso 7º Regimiento de Caballería, comandado por el teniente coronel George Armstrong Custer. Pero también tendrá noticia de algunas creencias indias (El hombre medicina) y de cómo el odio y los prejuicios incontrolados siempre han terminado arruinando todo intento de convivencia, mestizaje y tolerancia (Dar el golpe). Siete relatos, de soberbia factura gráfica e impactante mensaje, que se presentan ahora reunidos en álbum, por vez primera, en nuestro país y abren el camino a futuras recopilaciones de estas magníficas historias cortas realizadas por Serpieri antes de crear su personaje más famoso: la sensual y voluptuosa Druuna.